Marca

  1.   Leer
  2.   Leer
  3.   Leer
  4.   Leer
  5. No es una frase cualquiera, es lo que le recordó Jorge Lorenzo a los directivos de Ducati cuando no renovó su contrato y le tildaban de "gran piloto": "No soy un gran piloto, soy un campeón", fue su respuesta, que luego se tatuó en el casco. El orgullo, poco telegénico y muy desagradecido en el deporte de masas, siempre ha convertido en antihéroe Jorge, pero es el mismo que le permitió lo imposible: destronar al mejor Rossi con su misma moto y en su equipo. De hecho, lo logró tres veces. Leer
X

Right Click

No right click